La varita mágica y los polvos de sol…

marzo 7, 2017 — Deja un comentario

Que tal amores!!

Por aquí de vuelta… Bueno, ya hemos pasado los carnavales chicharreros propios de mi tierra y ahora me toca escribir un post para tí. La verdad, que he aprovechado los carnavales, con alguna que otra escapada y como no, las rebajas y los remates finales. Así que he repuesto mi tocador con alguna “joyita” de la cosmética a un precio razonable. Te los iré enseñando poco a poco, pero antes me tienes que dar tiempo a probarlos.

El mes de marzo es uno de mis meses favoritos, quizás porque se acerca mi cumpleaños jajaja… y porque a la vuelta de la esquina cambiamos de estación, la primavera, mes de la  luz, algo de solecito y colorido, tanto en nuestra piel como en nuestra ropa. Por ello, el post de hoy, va dedicado a los polvos bronceadores, un invento que  resuelve, ya que me encanta estar morena, pero como sabemos, debemos controlar nuestra exposición al sol y en mi tierra es difícil huir de él.

 

Los polvos bronceadores crean un brillo en nuestra piel saludable. En este caso, he optado por los polvos casino de Nars, empiezo a entender porque esta firma tiene tanto éxito. La variedad no es demasiado amplia, pero los tonos son acertados y sirven tanto para un día de trabajo, una comida entre amigos, como una salida nocturna.

Estos polvos tiene pequeñas partículas (casi ni se notan) con brillo dorado para crear una calidez total o perfilar el rostro, perfectos para destacar el look de la piel morena. Estos polvos bien triturados rellenan las líneas y los poros para lograr un rostro con aspecto más liso. Como te he comentado, los tonos son icónicos, ideales para todos los tonos de piel, el acabado es natural e imperceptibles y el brillo sutil añadiendo resplandor a nuestro rostro.

Los polvos bronceadores hacen que tu piel parezca saludable y resplandeciente. La precisión con la cantidad de brillo provoca un efecto radiante y natural.

Los polvos bronceadores se utilizan para crear la ilusión de una piel bañada por el sol. No deberían usarse en todo el rostro. Aplícalo únicamente  en aquellas zonas que absorberían el sol: la frente, el arco de la nariz, la parte superior de las mejillas y la barbilla. Pasa lo que quede en la brocha por el cuello y el escote de manera que no haya una línea divisoria.

El bronceador debería ser traslúcido y la brocha que utilices tendrá un efecto decisivo en la aplicación. Si eres demasiado generosa con el bronceador, trata de aplicarlo con la brocha para polvo suelto.

Espero que te haya gustado. El martes más. ¡Seguimos en contacto! Si te surgen dudas, envíanoslas a través de Twitter @cosmicspeak, por Facebook o e-mail, intentaré darte respuesta.

¡Gracias por estar ahí!

Anuncios

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s